Angelica Marisa Alvarez Trujillo

Hiernatur

Origen Aymara

Mi historia


Nací en la bella localidad de Huaviña, comuna de Huara, de mi infancia mis recuerdos son alegres, junto a mis hermanos jugábamos muchos y cumplíamos con algunas labores del campo lo cual era el requisito para poder jugar, recuerdo algunas travesuras sanas que junto con mis hermanas hacíamos para terminar antes el trabajo, en general mis recuerdos son familiares y bellos, finalmente mis saberes ancestrales vienen por mis padres, especialmente mi padre quien desarrollaba esta labor de comercializar hierbas y junto a mi madre con mucho esfuerzo, siempre salieron adelante, recuerdo que mi padre vio un cerro pelado y un día dijo, “este cerro lo puedo dejar verde”… y lo hizo, estos saberes hoy en día me llevan a seguir la tradición familiar que hoy es mi emprendimiento y el sueño de mi padre esta mas vivo que nunca en su memoria y mi que hacer diario.

Mi emprendimiento

Si bien el emprendimiento ya estaba funcionando por mi padre, yo me involucre en él producto de la pena, si así es, la pena de que mi hijo se fue a Francia, y si bien sabia que era bueno para él, esto igual provoco una pena en mi corazón y por ello me fui al campo, deje tacos, cartera y lápiz labial y los cambie por pala, guantes y rastrillos, para meter las manos a la tierra y ayudar a mis padres con el negocio, esto fue el año 2006 y de ahí me empecé a dar cuenta que la vida en el campo da paz y tranquilidad y que las labores que hay permiten tener la cabeza ocupada en algo productivo, así mi pena fue pasando, pero por sobre todo aprendí a estar sin mi pequeño gran hombre quien desde lejos estaba haciendo su propio futuro, luego el trabajo en el campo se volvió mi principal labor y me di cuenta que el emprendimiento ya era una empresa que si bien esta informal, igual genera buenos ingresos a mi economía doméstica, por ende puedo decir que ello me a ayudado a crecer como mujer emprendedora, me permitió educar a mi hijo y además me dio la invaluable oportunidad de acompañar a mis viejitos hasta sus últimos días y hoy siento que el emprendimiento mantiene vivo su recuerdo en mí.

Loading...